GRAN CANARIA EN SU ENCRUCIJADA (y XIV)

 

CRITERIOS DISPARES EN LAS CÚPULAS EMPRESARIALES TURÍSTICAS DE GRAN CANARIA Y TENERIFE

*

El diario “Canarias-7” del dia 19 de febrero publicó en sus páginas de “Economía” (37 y 38) declaraciones del prsidente de la federación de Empresarios Turísticos de Las Palmas (FEHT), Fernando Fraile, página 37, y del nuevo presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Santa Cruz de Tenerife (ASHOTEL), José F. Cabrera. Ambas declaraciones son dignas de comentarios y me permito exponer aquí el mío sobre ambas. Veamos:

 

El señor Fraile, presidente de la FEHT  de Las Palmas, dijo: “EL GOBIERNO HA FRENADO EL DESARROLLO GRANCANARIO” (titular, ahora transcribo literalmente lo publicado por el periódico): “El presidente de la patronal turística de Las Palmas, Fernando Fraile, denuncia que “ha habido más permisibilidad política para construir infraestructuras de calidad en Tenerife desde 1993, en zonas como Adeje, mientras que en Gran Canaria se paralizó el crecimiento”. “Ha habido dos varas de medir por parte del Gobierno de Canarias. Si hubiéramos crecido de igual forma, a lo mejor en el conjunto de la Isla estaríamos ingresando los 1.500 millones anuales de más que ingresa actualmente Tenerife”, concluye”. Ha lugar a mencionar, también, que el día 17 de febrero este mismo diario publicó en su página 25 otras declaraciones del señor Fraile con el titular siguiente: “HAY QUE CONSTRUIR HOTELES DE LUJO”. Hasta  aquí, de forma abreviada, las declaraciones del señor presidente de la FEHT. Ahora vamos a lo que dice el señor presidente de ASHOTEL de Tenerife. Veamos:

 

El señor Cabrera, flamante presidente de ASHOTEL, entre otras cosas, dijo: “Totalmente a favor de la prórroga (se refiere a prorrogar la  Ley de Directrices o moratoria al crecimiento turístico). Ahora mismo en Canarias hay muchas más camas  que turistas. La oferta supera a la demanda y esto no es bueno. Hay que equilibrar el mercado,….”.

 

Bien, aquí tenemos dos pronunciamientos de los máximos responsables de la patronal turística de Las Palmas y Tenerife y ambos posicionamientos son muy dispares y dignos de análisis. Expongo mi criterio al respecto:

 

No existe la menor duda de que el criterio del señor Fraile reclamando la construcción de hoteles de lujo en Gran Canaria viene motivado por la evidente y tristísima realidad que Gran Canaria se ha quedado relegada a un segundo plano en su oferta de camas hoteleras de 4 y 5 estrellas con relación a Tenerife, nuestra mayor competencia por excelencia. Nuestro distanciamiento de Tenerife en este tipo de oferta, precisamente la qu exige el mercado desde hace más de una década, es abismal pues Tenerife dispone de 108.000 camas hoteleras de calidad, casi todas de nueva construcción, mientras Gran Canaria sólo puede ofertar 45.000 y casi todas obsoletas. Ante este panorama de nuestra oferta hotelera, que podríamos calificar como desolador, el pronunciamiento del señor presidente de la FEHT de Las Palmas es, en este caso, acertado porque está más que demostrado que es la cama hotelera la que da calidad y gancho a un destino turístico y los criterios y opiniones que leemos a diario en los medios de comunicación de que la recuperación de nuestra perdida competitividad pasa por la renovación de la planta extrahotelera es pura falacia porque nunca, jamás la cama extrahotelera hoy existente en Gran Canaria podrá llenar el agujero negro existente en nuestra oferta de camas hoteleras. Por supuesto que no postulo con este comentario la no renovación de esas camas extrahoteleras que, de hecho, si la Administración se hubiese ocupado debidamente de inspeccionar los establecimientos turísticos con periodicidad razonable nunca se habría llegado al grado de obsolescencia al que han llegado muchos de ellos. Debo mencionar, también, que, aunque comparto el criterio del señor Fraile en lo relativo a que hay que construir hoteles de lujo en Gran Canaria, discrepo un ‘pelín’ en lo que se refiere a subir la cuota actual de 3.600 camas anuales para todo el Archipiélago a 6.000; aquí ‘pincha’ el señor Fraile y olvida que el cometido de su organización no es el planificar e intervenir en el crecimiento del sector turístico sino el procurar que las camas de sus asociados tengan mercado. Aquí incurre el señor Fraile, una vez más porque no es la primera, en ese enfermizo ardor proteccionista de lo existente que ha contribuido en gran medida a que la oferta hotelera grancanaria se encuentre en la paupérrima situación en que se encuentra hoy. La economía occidental, en la que estamos encuadrados, no admite ni por asomo ese enfermizo afán intervencionista y dirigismo que sufre Gran Canaria, prácticamente desde todas las instancias, estrangulando nuestro crecimiento y desarrollo casi permanentemente.

 

En lo que a la opinión del señor presidente de ASHOTEL  de Tenerife, señor Cabrera, se refiere, es  asunto de otro cantar, y digo cantar porque tienen, los tinerfeños, sobradas razones para estar cantando desde la mañana a la noche. Han conseguido con sus 108.000 camas de alta calidad y reciente construcción un liderazgo incuestionable en el mercado europeo y tienen todas las razones del mundo para irradiar suficiencia y alborozo. No obstante, en lo que no tienen razón y bordean la felonía es en pretender una prorrogación de la Ley de Directrices o Moratoria al crecimiento turístico para todas las islas de tres años más, precisamente cuando ellos tienen más que conseguido sus expectativas de crecimiento hotelero. Si hay que prorrogar la vigencia de la Ley de Directrices a partir del próximo 15 de abril debe ser, exclusivamente, para la isla de Tenerife; si ellos postulan la prorrogación de la moratoria al crecimiento hotelero, pues muy bien, que la tengan y, además, por diez años más no sólo por tres.

 

Creo que no hace falta entrar en más argumentos pues sólo hay que tirar de las cifras que publicó el día 19 el diario “Canarias-7” y podemos ver que en los últimos cuatro años Tenerife ha recibido 6,5 millones de turistas más que Gran Canaria y que sólo en el 2005 recibió 1.818.500 más que nosotros, situación que ha conllevado a unos ingresos por turismo de 1.500 millones de euros al año más en Tenerife que en Gran Canaria. Ahora cabe la pregunta: ¿tienen razones para que la sonrisa les llegue de oreja a oreja? Por supuesto que las tienen, y también tienen razones para postular una prorrogación de la Moratoria al crecimiento hotelero en todo el archipiélago por tres años más porque eso significaría nada más ni nada menos que perpetuar su hegemonía ‘sine die’ en el mercado turístico europeo en detrimento de Gran Canaria, especialmente.

 

Las Palmas de Gran Canaria, 20 de febrero de 2006.

 

Daniel Garzón Luna

 

Mismo artículo con ilustración:

http://spaces.msn.com/members/zxcvbn14

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s