GRAN CANARIA EN SU ENCRUCIJADA (y XXVI)

¡NO A LA XENOFOBIA INSTITUCIONALIZADA!

*

Los vientos que corren hoy en día por Canarias dejan lugar y obligan a rememorar aquellos otros que, no tan lejanos, trajeron al mundo de la mano del los forjadores del nazismo alemán una de las tragedias más infames que ha vivido la humanidad desde su creación. Al plasmar este criterio sobre lo que está ocurriendo en Canarias en los últimos tiempos, y, lo que es muchísimo peor, lo que puede ocurrir en un futuro inmediato, no estoy buscando un paralelismo con lo que ocurrió en los albores del nazismo en Alemania y, mucho menos, buscarle una semejanza. No obstante, las declaraciones del presidente de ATI, Paulino Rivero, al diario escrito “Canarias7” de Las Palmas de Gran Canaria y también las pronunciadas por el presidente del Gobierno autónomo de Canarias, Adán Martín, publicadas igualmente  en el mentado diario en su edición del domingo día 11, dimanantes ambas de la convención que celebraron los dirigentes de Coalición Canaria (CC) el pasado día 10 en Tenerife postulando moratoria “0” para contratos a inmigrantes no comunitarios, a los que responsabilizan de la alta tasa de paro canario, rayan con la  xenofobia y plantan la semilla de un racismo, hoy en día inexistente en Canarias, acercándonos a los años treinta de Alemania en los que el partido Nazi culpó a la banca judía alemana de ser uno de los principales causantes de la penuria económica y astronómico número de parados que estaba padeciendo el país convirtiendo a todo el pueblo judío bajo su influencia en chivo expiatorio de tal penuria, hecho que degeneró en un racismo brutal cuyas consecuencias son de todos conocidas.

 

Por tanto, este planteamiento de ATI sobre la inmigración, asumida por el Gobierno de Canarias según lo expresado por su presidente, es un despropósito humano y político de gran calibre; es difícil de digerir que un presidente de Gobierno que ha promovido y es acérrimo defensor del crecimiento cero de nuestra economía, algo insólito en el mundo de la economía por el incuestionable hecho que toda economía que se estanca y no crece implica siempre una subida de la tasa del paro en cualquier país del mundo,  como ha quedado demostrado en Canarias donde desde que entró en vigor en abril del 2003 la Ley de Directrices congeladora del crecimiento turístico canario, sector generador del 80% aproximadamente de nuestra economía, el número de parados en Canarias ha pasado de los 92.000 que había en el 2003 a los 130.000 que existen en la actualidad. Ahí está la verdadera razón del aumento del paro en Canarias y, especialmente, en Gran Canaria: la congelación artificial y por ley de su crecimiento económico. Nada tiene que ver con inmigrantes no comunitarios que, en todo caso, suelen hacer los trabajos que a los ciudadanos canarios no les place hacer.

 

Consecuentemente, ese desempleo está ahí subiendo y subiendo y señalando acusadoramente a los dos últimos gobiernos canarios en prueba del absoluto fracaso de sus respectivas gestiones en lo relativo a nuestra economía, campo en el que se han metido a saco a  dirigir e intervenir sin mesura y la han llevado a un callejón de muy difícil salida. Por tanto, la superchería de ATI de culpar a los inmigrantes como responsables de la subida del paro es un desafuero y un acto de irresponsabilidad extrema en un partido político que ostenta poder de gobierno, provocando con ello en la ciudadanía el sentimiento de que son los inmigrantes los culpables de la situación agobiante de paro en que se encuentra una parte importante de esa ciudadanía, con todo lo que ello implica de animosidad contra ese colectivo y posible aumento de la xenofobia que hoy sólo existe en Canarias en algunas mentes calenturientas, ya que toda persona canaria medianamente bien informada es consciente que los canarios han sido durante muchos años un pueblo de migración, especialmente hacia Suramérica y no les falta comprensión para el drama que viven no pocos emigrantes y sus familiares.

 

Por tanto, ha lugar a preocuparse por este simplismo con que destacados dirigentes canarios justifican su fracaso de gobierno cargando las culpas sobre un colectivo indefenso, el cual, si se le cierran las posibilidades de buscarse la vida dentro de la legalidad, lo hará ilegalmente, cosa que implica el trabajo negro sin cotización a la Seguridad Social y el inevitable aprovechamiento del patrón abusador, así como la prostitución  o el robo. Sólo estos dos últimos puntos, la prostitución y el robo, son razones más que suficientes para que los  precursores de semejante disparate sean penalizados con tener que borrar con una goma la frase de  “ni un contrato de trabajo más para inmigrantes” de todos y cada uno de los periódicos donde se ha publicado. De llevarse a efectos la petición del Gobierno canario al de Madrid de moratoria “O” para contratos a inmigrantes no comunitarios se le habrá colocado al turismo canario una bomba de relojería bajo su línea de flotación porque el robo y la prostitución en las zonas turísticas al que se verán arrastrados por pura supervivencia no pocos inmigrantes pondrá fin al nombre de Canarias como destino turístico a recomendar. El señor presidente, Adán Martín, precisamente por disponer de asesoramiento turístico de mucha altura e información sobre ello de primerísima mano, deberá saber muy bien en el campo de minas que su Gobierno, tal vez para complacer a ATI en sus planes electoreros, está metiendo al turismo canario.

 

Por otra parte, está más que claro que nos encontramos ante un movimiento migratorio de gran calado como ya han existido innumerables en el curso de la Historia. La hambruna, las enfermedades y la persecución política en algunos países africanos han creado este fenómeno que es imparable, habiéndole tocado a Canarias, precisamente por su cercanía al continente africano, el tener que soportar la llegada continua y masiva de inmigrantes y, como quiera que este fenómeno migratorio no es un problema exclusivamente canario sino que es de toda la comunidad europea, nuestros responsables políticos, todos, tienen que exigir en Bruxelas, con la contundencia que la dramática situación de Canarias en este campo requiere, y con el inexcusable concurso del Gobierno de Madrid, las iniciativas pertinentes de forma que sean puesto a disposición del Gobierno canario los medios económicos necesarios, sin remilgos ni demora, para que la asistencia inexcusable a los inmigrantes, especialmente la sanitaria, no sea sólo a cargo del erario canario, y, además, para  que el flujo permanente de inmigrantes que llega a Canarias sea encauzado sin demora hacia donde corresponda fuera de Canarias. Este es un problema de toda la Europa comunitaria y no sólo de Canarias y España y así hay que exponerlo en Bruxelas, sin mendigar y con la exigencia que lo drástico del problema requiere.

 

Las Palmas de Gran Canaria, 15 de junio del 2006.

 

Daniel Garzón Luna  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s