GRAN CANARIA EN SU ENCRUCIJADA (y 36)

LA MORATORIA TURISTICA: EL PSC GRANCANARIO TAMBIÉN SE DOBLEGA A LOS INTERESES DE TENERIFE

*

El pasado día 18 de enero la Comisión de Turismo del Parlamento de Canarias, en un conchavo antinatura   -tomando como punto de referencia la confrontación política ‘navajera’ que existe en la actualidad entre Coalición Canaria (CC) y el Partido Socialista Canario (PSC)-   decidió dar luz verde a la petición del Gobierno de Adán Martín,  -léase de ATI-   para que presente en el Parlamento el pertinente proyecto de ley a los efectos de prorrogar la Ley de Directrices o Moratoria Turística que expiró el 14 de abril del pasado año. Esta concomitancia del PSC y CC es un hecho más que extravagante a juzgar por la que está ‘cayendo’ en Canarias en lo relativo a la política.

 

El PSC grancanario, sin cuyo apoyo esa luz verde no habría alumbrado, se decanta por apoyar al Gobierno de Adán Martín para que prorrogue por tres años más la mentada ley que lo será, sin la menor duda, en beneficio de los intereses de ASHOTEL (Federación de Hoteleros y Extrahoteleros de Tenerife, El Hierro y La Gomera), intereses eficazmente representados en el Gobierno por ATI que es, en su núcleo transmontano, ASHOTEL. Y ahora ha lugar a la siguiente pregunta: ¿qué consecuencias puede traer este acuerdo para Gran Canaria? Unas consecuencias muy claras pero demoledoras. Me explico:

 

El Gobierno de Adán Martín podrá ahora conseguir del Parlamento la prórroga de tres años más al crecimiento hotelero que reclama ASHOTEL y algunos empresarios de muy cortas miras grancanarios que permitirá a ASHOTEL consagrar su liderazgo turístico en el Archipiélago de por siempre. Si alguien tiene alguna duda de lo que aquí menciono, le reproduzco literalmente para su información uno de los párrafos de las declaraciones del expresidente y exconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, Lorenzo Olarte, a “La Gaceta de Canarias”, publicadas en la página 15 de su edición del día 19 de enero, que en su párrafo tercero dice lo siguiente: “Además, Lorenzo Olarte señala que Gran Canaria ha sido la isla más perjudicada en materia turística, “como lo demuestra el hecho de que haya recibido un millón y medio de turistas menos en el último año en relación con la isla de Tenerife” destacó Olarte”. (Datos publicados en “La Gaceta de Canarias” en su edición del día 19 de enero, página 15: turistas recibidos por Gran Canaria en el 2006: 3.300.000). (Datos publicados en el diario digital “El Día” en su edición del pasado día 25 de enero: turistas recibidos por Tenerife en el 2006: 5.444.288). De acuerdo con estas cifras, Tenerife recibió, en contra del millón y medio mencionado por Lorenzo Olarte, 2.144.288 turísticas más que Gran Canaria en el pasado año 2006.

 

Si bien Lorenzo Olarte culpa de este descomunal desfase de recepción de turistas entre Tenerife y Gran Canaria a la política turística del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Gran Canaria, y sin quitarle la razón en muchos aspectos, especialmente en lo relativo al Gobierno de Canarias que se marcó la meta de desmantelar a Gran Canaria de sus instituciones de promoción y formación turística de altos dirigentes, meta alcanzada como es bien sabido, no valora en su posicionamiento dos factores fundamentales, siendo el primero que Tenerife tiene una oferta hotelera de 160.000 camas   -según declaraciones de su consejero de Turismo del Cabildo tinerfeño, José Manuel Bermúdez-,   casi todas construidas en los últimos diez años, es decir, de nuevo cuño, y Gran Canaria sólo tiene una oferta de 53.000 camas de la misma especie de las cuales el 80% tiene una antigüedad de más de 25 años; en segundo término se encuentra la oferta de camas extrahoteleras que superan las 100.000 en Gran Canaria, estando alrededor del 90% tan obsoletas que, incluso cuando sean renovadas, hecho extremadamente improbable por la atomización de la propiedad de las mismas, no solucionarán el desfase de la demanda  entre Tenerife y Gran Canaria porque no hay demanda adecuada en el mercado para este tipo de oferta de alojamiento, especialmente si buscamos una cierta calidad, aunque, indiscutiblemente, si son renovadas mucho mejor porque también encontrarán su segmento en el mercado de bajo poder adquisitivo y mejorarán el deterioro del entorno en que están situadas. Por tanto, no hay ciencia comercial capaz de vender lo que el mercado rechaza y no quiere comprar, aunque eso no quita que algunas veces el Patronato de Turismo grancanario, que tiene a su cargo la promoción de nuestra Isla, cometa fallos como el que denuncié  con mis comentarios a este respecto publicados el día 18 de noviembre del pasado año en el periódico digital “El IndependienteDeCanarias.com” con el titular “UN NUEVO LOGOTIPO DE PROMOCIÓN TURÍSTICA GRANCANARIA CON ASPIRACIONES AL GUINNESS” y en el diario también digital “La Voz de Gran Canaria” del día 23 del mismo mes y año con el mismo titular. Desde comienzos de la década de los noventa la demanda turística se decantó abiertamente por la cama hotelera de hoteles de tres estrella de alta calidad y de los de cuatro y cinco estrellas, especialmente los de cuatro estrellas.

 

Si aún alguien alberga alguna duda de lo reseñado en el párrafo anterior, a continuación transcribo literalmente las declaraciones del presidente de la Asociación de Agencias de Viajes alemanas agrupadas en la RTK, Thomas Bosl, que participó en la convención celebrado el noviembre del pasado año en Gran Canaria con la asistencia de 650 profesionales del turismo alemán, publicadas en el diario de papel “Canarias7” del día 21 de noviembre de 2006, en su página de “Economía”, y que dice lo siguiente: “Bosl explicó ayer en el recinto de Infecar, en la capital grancanaria, donde la asociación celebra su convención anual, que Canarias ha entendido que la clave para la recuperación del mercado alemán está en ofrecer al turista alemán “infraestruturas hoteleras de calidad””.¿Le queda a alguien alguna duda, después de leer el criterio del presidente de la RTK, de qué es lo que pide el mercado turístico y de cual es el camino a seguir? Si aún la tiene alguien, y su actividad está ligada a importantes decisiones institucionales en Gran Canaria en el campo turístico o ámbitos de los que el turismo depende, debería, por el bien de nuestra Isla, renunciar a su puesto y dejar paso a algún otro u otros  que sepan de lo que va la cosa, sobre todo de lo que pide el mercado.

 

Así las cosas, resulta más que sorprendente que la comisión de turismo de nuestro Parlamento responsable de dar luz verde, o roja, a la petición del Gobierno de prorrogar la Ley de la Moratoria celebrada en la fecha antes mencionada se decantara por la luz verde al Gobierno para editar la prorrogación de la Moratoria turística, auque, por otro lado, y a pesar del voto en contra de la representación del PP   -esta vez no entró en la dinámica del suicidio colectivo que escenificó nuestro Parlamento con la aprobación de dicha Ley en abril de 2003, acto suicida que sólo pudo tener una explicación, en lo que al PP se refiere: contentar a los cuantos peperos tinerfeños rebotados de ATI que, indiscutiblemente, ‘barrieron’ para los intereses de su isla-   se impuso en esta reunión de la Comisión de Turismo del Parlamento del pasado día 18 de enero el criterio de la mayoría que la ostentó CC y PSC, emulando este último partido, en lo que a los socialistas grancanarios se refiere, la ‘gesta’ del PP en 2003 porque, también influidos por los criterios socialistas de sus militantes elitistas de Tenerife que, sin la menor de las dudas, también ‘barren’, ¡cómo no!, para su isla ante todo, arrastró al PSC grancanario,       -aún anclado en los conceptos trasnochados del intervencionismo y dirigismo de la economía con toda la carga negativa que ello implica en la evolución de una economía de libre mercado como se supone es la nuestra-, a su aprobación con todo lo que ello significa en la consagración de Tenerife del liderazgo económico de Canarias contra Gran Canaria, como Lorenzo Olarte denuncia y ya casi todo el mundo sabe. La Ley de Directrices o Moratoria turística ha sido y sigue siendo la panacea para los intereses tinerfeños, especialmente de ASHOTE, pues les garantiza la hegemonía y liderazgo turístico ‘sine die’, y también posiblemente político, de nuestro Archipiélago.

 

 Por tanto, como los números no engañan ni entienden de palabrería hueca, podemos constatar que cuando entró en vigor la Moratoria Turística en abril de 2003 el número de parados en Canarias era de 92.000 y terminada la vigencia de la Ley en abril del 2006 ese número de parados era de 130.000. En lo que a la situación de parados en las dos islas capitalinas se refiere, al día de hoy el paro en Gran Canaria es del 12% de su población activa y en Tenerife del 10,8%. A escala nacional Canarias incrementa su número de parados en 12.000 mientras que baja en el resto de España. (Datos publicados en portada por el diario de papel “La Gaceta de Canarias del día 27 del actual mes de enero). Esta situación de incremento del paro la habría vaticinado cualquier economista porque no podía ocurrir otra cosa cuando un Parlamento congela por medio de una ley el crecimiento del 80% de su actividad económica que es lo que representa el área turística para Canarias, algo insólito dentro de la libertad de mercado del mundo Occidental al que pertenecemos.¿Qué más necesitan saber los políticos del PSC grancanario para valorar hasta qué punto deben seguir plegándose a los elitistas tinerfeños que hoy al igual que ayer y al igual que mañana antepondrán antes los intereses de su isla a las ideologías de partido? Tenerife tiene una oferta de camas hoteleras numerosísima y de calidad y hará lo imposible para que el crecimiento de ese tipo de cama en otras islas sea bloqueado por los medios que sean precisos y tienen a su incondicional ATI que está más que demostrado que sabe hacer muy bien sus deberes en beneficio de su isla, y, por si fuera poco, cuando de defender a Tenerife se trata, todos los partidos, ideologías aparte, están hechos una piña  para defender a su isla hasta donde haga falta, porque, de lo contrario, ¿cómo se explicaría que haya superado a Gran Canaria en la recepción de turistas en 2.144.288 en el año pasado cuando hace menos de una década estaba casi a la par con Gran Canaria e, incluso, superando nuestra Isla a Tenerife? Tal vez nuestros políticos en Gran Canaria deberían emular a sus homólogos de Tenerife pues no es malo copiar si lo que se copia es bueno para nuestra Isla.

.

 

Las Palmas de Gran Canaria, 30 de enero de 2007.

 

Daniel Garzón Luna

 

(Mismo artículo con ilustración gráfica en mi página WEB de Google: http://danielgarzonluna.blogspot.com

 

  Artículos anteriores hasta el XXX, con ilustración gráfica, en mi otra página WEB en MSN: http://spaces.msn.com/members/zxcvbn14

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s