GRAN BRETAÑA, TAMBIÉN MIEMBRO DE LA UE Y DE LA OTAN, ABOGA POR LA INTEGRACIÓN DE TURQUÍA EN LA UE

GRAN BRETAÑA, TAMBIÉN MIEMBRO DE LA UE Y DE LA OTAN, ABOGA POR LA INTEGRACIÓN DE TURQUÍA EN LA UE

En los últimos meses he publicado en este Blog argumentos varios justificadores de la entrada de Turquía como miembro de pleno derecho en la Unión Europea y, sobre todo, he puesto de relieve la falta de visión amplia de estadistas, acorde con los tiempos que corren, de los dirigentes de algunas naciones de la UE, especialmente Francia y Alemania, además de Austria, que piensan que la UE son sólo ellos y sus obligaciones son el salvaguardar los intereses de sus respectivas naciones exclusivamente, siendo todo lo demás asuntos de ‘extrarradio’ que bien poco tienen que ver con la buena marcha ‘del negocio’, es decir, de sus respectivos ‘negocios’ interiores. En contrapartida a este posicionamiento tremendista por parte de las naciones citadas en contra de la incorporación de Turquía a la Unión, destaca Gran Bretaña cuyo premier, David Cameron, ha dejado muy claro el apoyo de Londres a la incorporación de Turquía a la UE en su reciente visita a Turquía el pasado 27 de julio.

Indiscutiblemente que de los hombres y mujeres que han sido elegidos en la Europa Occidental para dirigir nuestro destino se espera amplia visión de estadistas que significa, ni más ni menos, que tener una visión no sólo local sino, esencialmente, supranacional de lo que está ocurriendo en el mundo allende de sus respectivas fronteras y, sobre todo, de no malgastar su valioso tiempo en mirarse el ombligo y ejercitar la populista y electorera labor de hacer la cesta de la compra personalmente, que puede resultar como que muy común pero que son prácticas que están muy lejos de casar con las responsabilidades y misiones que tienen encomendados como líderes de la Europa Comunitaria y la importancia que la UE tiene en el mundo, importancia que pretende mantener, se supone, por lo que, obligadamente, tienen que adelantarse a los acontecimientos de forma que se tomen en tiempo las decisiones a que haya lugar si con ellas se aportan iniciativas y soluciones que puedan evitar que Europa y el mundo se vean metidos en callejones sin salidas, especialmente en el conflicto del Oriente Medio. No olvidemos las cifras pavorosas de millones de muertos que políticas en el pasado de apaciguamiento o dejar hacer, escabullendo el bulto ante grandes decisiones, trajeron como consecuencia a Europa y al mundo.

Está más que claro que el conflicto de Oriente Medio no es privativo de los implicados en él directamente sino que ya atañe a casi todo el mundo, especialmente al mundo islámico de la zona y al mundo Occidental; por tanto, como está probado que las partes enfrentadas no pueden llegar por sí solas a la solución justa y duradera que la envergadura del conflicto precisa dado que el permanente clima de violencia en que están inmersos no les da la necesaria frialdad y sosiego para llegar a esas soluciones, son partes externas mediadoras con realismo del problema y obviando intereses económicos las que tienen que aportar ese sosiego negociador ajeno a la beligerancia numantina que impera en la zona. Al mundo en general debe quedarle muy claro que la solución del problema palestino no pasa por ‘planchar’ a naciones del entorno de Israel que cuestionen la existencia del Estado de Israel y a las que se les suponga armas de destrucción masiva sino el buscar una solución vía negociación en que tenga como resultado que el pueblo palestino tenga su Estado y el Estado de Israel tenga garantizada su seguridad por la comunidad internacional y su existencia no vuelva a ser cuestionada. Huelga el decir que el resultado final de este acuerdo no puede dejar completamente feliz a ambas partes pero ese será precisamente el éxito del acuerdo que debe ser alcanzado. La segunda Cumbre de Camp David de julio del 2000 y la de Taba en enero de 2001, en las que intervino Bill Clinton como presidente de los EEUU, deben volver a escenificase, especialmente los conceptos de la de Taba. El espíritu negociador de mentes frías y realistas desplegado por Shlomo Ben-Ami y su equipo en las mentadas negociaciones debe salir del estado de ‘hibernación’ en que se encuentra y ser asumido por los actuales dirigentes israelíes; es una responsabilidad que Israel, Palestina y el mundo en general les exige. Por la parte palestina, desaparecido el organigrama rector de la época de Taba, especialmente, es de desear que los que hoy lo conforman tengan también las mentes frías y realistas para materializar un acuerdo justo y duradero que haga posible la puesta en marcha de un Estado palestino que entre por fin en una vía de sosiego y prosperidad para ese sufrido pueblo.

Por tanto, la UE no comienza ni termina en las riveras del Sena de París, ni en las del Spree de Berlín ni mucho menos en las del Danubio de Viena. La UE es una unión de naciones que se ha marcado una meta común y obligaciones con la paz mundial y ninguna de las naciones que la conforman está legitimada, aunque exista el derecho de veto, para tomar en camarilla de unas cuantas, con la aquiescencia ‘voluntaria’ de las otras naciones deudoras a la caja común, decisiones de tan alto calado como es el seguir vetando la adhesión completa y de pleno derecho de Turquía a la Comunidad, no solamente y en base a la luz que su mediación pueda aportar al conflicto de Oriente Medio, que también, sino en base, especialmente, a la aportación que desde 1952 ha hecho a la defensa y seguridad de la Europa Occidental. ¿Nos hemos olvidado ya los europeos occidentales del tiempo transcurrido con el ombligo encogido durante los largos años de la “Guerra Fría” en que las divisiones acorazadas de la extinta URRSS estaban preparadas para romper por Berlín, trillar a la Europa Central, rebasar los Pirineos, el Estrecho de Gibraltar y llegar hasta el mismísimo Cuerno de África? ¿Y por qué no sucedió así? Muy sencillo, aunque hoy, por lo visto, ya olvidado por lo lejano: los bolcheviques no llegaron hasta el Cuerno de África porque tenían enfrente a la OTAN, compuesta fundamentalmente con fuerzas de los EEUU, y equipada con armas de la última generación, totalmente decidida a pararla. De no haber sido por esa presencia disuasoria no hay la menor duda que la hoz y el martillo habría extendido sus reales hasta el mentado Cuerno de África.

Dentro de la OTAN, y desde 1952, Turquía jugó un papel importantísimo como tapón y guardián de la Puerta de Oriente y posible cuña hacia el Este en caso de confrontación armada, razones sobradas que justifican su integración total en Occidente, y, también y no menos importante, porque es una nación a caballo entre Occidente y Oriente que desde su fundación en 1922 nunca ha dejado de mirar hacia Occidente como objetivo a alcanzar, desligándose de forma resoluta del otrora panislamismo del Imperio otomano y, además, porque más de cinco millones de ciudadanos turcos, mano de obra barata en su mayoría, contribuyeron de forma relevante a la reconstrucción de la Europa devastada por la guerra, especialmente en Alemania donde contribuyeron con su trabajo y sueldos moderados más de tres millones de turcos que cubrieron, en parte, el gran vacío de mano de obra joven de la que la Alemania de la posguerra se había quedado en cuadros debido a los caídos en los frentes de batalla. Turquía es una potencia con un crecimiento económico que supera el 6% anual, razón por la cual el pesimismo francés y germano de que se produzca una salida masiva de mano de obra turca hacia Centro Europa es pura demagogia justificativa de su rechazo a la integración y para contentar a sus respectivas ‘parroquias’ sindicalistas interiores. ¿Qué nación de la UE alcanza actualmente ese crecimiento económico? Ninguna, ni lo alcanza ni lo sueña alcanzar en 20 años. Sin dudada alguna, Turquía puede sumar pero que también puede restar muchísimo si sigue siendo vetado su ingreso en la Unión y se desvinculase por aburrimiento de la Europa Comunitaria tomando otros derroteros.

Inserto a continuación las declaraciones del premier británico, David Cameron, en su visita a Turquía el pasado 27 de julio, publicadas en el periódico digital “PRESSEUROP” del 28 de julio, entre otros, y “EURACTIV.ES” de fecha 18 de agosto. También inserto imágenes de la erupción del volcán islandés Eyjafjalljökull y de una de las nubes de polvo que expandió sobre Europa. También inserto, sin la mínima intención de alarmar, la explosión de una bomba atómica, así como la distancia de Islandia y del Medio Oriente del centro de Europa. A buen entendedor……….

Las Palmas de Gran Canaria, 20 de agosto de 2010.

Daniel Garzón Luna

A continuación las publicaciones mencionadas y otras imágenes ilustrativas del tema comentado.

 Hacer clic sobre los textos e imágenes para ampliarlos y facilitar su lectura.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s